Masa abdominal en el recién nacido: reporte de dos casos

Avendaño-Castro RA

Resumen

Se presentan 2  casos diferentes  de masa abdominal en Recién Nacidos, que acudieron a Consulta Externa del Hospital, uno  benigno  y otro maligno,  el abordaje de estudio, así como  los diagnósticos diferenciales a esta edad de una masa en abdomen.

Palabras clave: masa abdominal.

* Cómo citar este artículo: Avendaño-Castro RA. Masa abdominal en el recién nacido: reporte de dos casos. Paediatr Mex 2009;2(2):77-84.

Introducción

Las masas abdominales en la infancia se presentan con relativa frecuencia, siendo en su mayoría hallazgos casuales en el curso de una revisión de rutina o exploraciones por otra causa, como sucedió en uno de los casos presentados. En el período neonatal tiene importancia el diagnostico por ecografías prenatales que diagnostican con elevada sensibilidad este tipo de patologías, como sucedió en el otro de los casos presentados. Con frecuencia se trata de masas de naturaleza quística, habitualmente benignas que se resuelven con actitudes conservadoras o quirúrgicas poco agresivas. 1

La mayoría de las masas abdominales en la infancia corresponden a organomegalias (57%), el resto son malformaciones congénitas o tumores. Las masas tumorales asientan con mayor frecuencia en retroperitoneo (90%) siendo en su mayoría originales del tracto urinario. Existe un listado de lesiones quísticas abdominales, la mayoría en el periodo de recién nacido y otras menos frecuentes adquiridas 2. Algunas de las lesiones quísticas benignas se muestran en la tabla l. Las lesiones sólidas o mixtas, todas sospechosas de ser malignas, representan en la actualidad un gran desafío para todo el equipo médico y se muestran en la Tabla 2.

Screen Shot 2013-08-14 at 11.45.37 AM Screen Shot 2013-08-14 at 11.45.46 AM

Abordaje de estudio

Usualmente los síntomas acompañantes son causados por el crecimiento de la propia masa tumoral y por la alteración de los órganos en los que se asienta o a los que invade o comprime. Otras veces los síntomas de presentación son “inusuales” y el diagnóstico por tanto más dificultoso, esto ocurre aproximadamente en el 10-15% de los tumores pediátricos, y la neoplasia más comúnmente asociada con estas presentaciones inusuales es el neuroblastoma.

Podemos considerar tres grandes grupos de síntomas en las masas abdominales del niño: inespecíficos y por tanto de presentación en cualquier masa de asiento en el abdomen, sugestivos de determinados tumores e indicativos de diseminación metastásica.

A la exploración física es importante tener en cuenta que se pueden obtener signos muy valiosos no solo de la cuidadosa palpación del abdomen, sino de una valoración precisa del resto de los órganos y aparatos. La palpación de la masa abdominal debe recoger la mayor cantidad de datos; entre ellos, localización precisa, superficie y bordes, tamaño en cm en todos sus diámetros, movilidad a la palpación y con movimientos respiratorios, consistencia, blanda, firme, clásica, dura y finalmente, contacto lumbar 3.

La finalidad de esta precisa palpación es que los datos de la exploración, sumados a los de la anamnesis conduzcan a precisar el origen de la tumoración: renal, retroperitoneal no renal, hepática o de vía biliar, gastrointestinal o de la esfera genital.

Exámenes complementarios

Los exámenes complementarios pueden ser pruebas elementales de uso común, económicas, poco invasivas, pero de gran importancia, ya que bien interpretadas pueden ser suficientes para; junto a la clínica, establecer el diagnóstico definitivo. Entre los exámenes se pueden citar los siguientes:

1) Hemograma. Por sí solo puede confirmar algunos diagnósticos, como leucemia, linfoma y neuroblastoma que invadan medula ósea.

2) Perfil bioquímico, perfil enzimático. Refleja las alteraciones renales o hepáticas si las hubiese.

3) Orina. Buscar hematuria, catecolaminas.etc.

4) Rx abdomen simple: Buscar efecto masa, calcificaciones y su forma de manifestarse, visceromegalias, niveles hidroaéreos, etc.

5) Rx torax: Puede evidenciar metástasis o derrame pleural.

6) Ecografía abdominal: Considerada actualmente uno de los pilares fundamentales para el estudio de las masas abdominales, tal es su importancia que ha relegado a un segundo plano a la urografía endovenosa, la angiografía y otros procedimientos radiográficos que hasta hace unos años se consideraban de importancia capital.

7) Técnicas de imagen: TAC y RMN: delimitan con precisión el tumor y detectan posibles metástasis o infiltración en proximidades (ganglios, vasos, otros órganos), son de gran utilidad para el cirujano 3.

Presentación de los casos

Caso No. 1.

Femenino de 20 días de VEU, originaria de  Culiacán, Sin., hija de madre primigesta añosa,  madre  soltera vive en casa  de material con todos los servicios, producto de cesárea, sin complicaciones, peso  al nacer 2.950 kg., acude a consulta por  referir masa abdominal, diagnosticada por USG materno, al parecer sin ninguna sintomatología. A la exploración física, con peso de 3.420 kg, talla de 51 cm. FC 102x’ FR 45 x’. Abdomen depresible, con presencia de masa móvil en flanco derecho de aproximadamente 4 cm.de diámetro, blanda, no dolorosa, sin visceromegalias.

Las pruebas de Laboratorio presentaron los siguientes valores:

BHC: HB 13.2, leucocitos 9020/ml, linfocitos 25/ml, segmentados 58/ml, eosinofilos 6/ml, plaquetas 453,000/ml, fracción beta de gonadotropina coriónica: 0.25 mlU/ml, CEA: 2.1 ng/ml, AFP: 13,355 ng/ml, CA125: 6.5 U/ml.
USG Abdominal: Se observa masa quística en ovario derecho, de aprox. 4X4 cm de diámetro, sin presencia de calcificaciones.

Screen Shot 2013-08-14 at 11.46.14 AM

Tratamiento:

Se solicita  interconsulta a Cirugía Pediátrica, donde se extrae quirúrgicamente el quiste, sin complicaciones, enviándose  al servicio de Patología, donde se confirma DIAGNÓSTICO quiste de ovario.

Caso No. 2.

Paciente femenino de un mes de edad, originaria de Culiacán, Sinaloa, residente de Chacala Durango, madre ama de casa, padre jornalero, sin antecedentes heredofamiliares de importancia, con control prenatal desde el inicio, ingesta de multivitamínicos, aplicación de toxoide tetánico, toma de ultrasonidos reportados como normales, antecedente de amenaza de aborto a los 2 meses, tratado en casa, IVU a los 5meses, producto de la segunda gesta, obtenido por parto vaginal, sin complicaciones, peso al  nacer 2.550 kg. Alimentado con seno materno.

Acude a Consulta Externa por presentar una tumoración en región parietal desde el nacimiento, la cual ha aumentado de tamaño, sin referir ninguna otra sintomatología. A  la exploración física presentó un peso de 3.800 kg, talla de 47 cm, FC 145x’, FR38x’, Temp. 36.7ºC, con palidez generalizada, reactiva  a estímulos, y se observó masa de consistencia dura móvil, de aprox. 4×4 cm con equimosis central, en región parietal derecha, conjuntivas ictéricas, cuello sin adenomegalias, campos pulmonares limpios, ruidos cardiacos rítmicos, abdomen globoso, tenso a expensas de masa abdominal en hipocondrio  y  flanco izquierdo de aprox. 7 cm de  diámetro, dura, inmóvil, no dolorosa, sin hepatomegalia, peristalsis normal.

Se solicitan exámenes de  laboratorio y USG abdominal reportando:

BHC: Hb 4.4, hto. 13.7, leucocitos 910,960/ml, segmentados 1/ml, linfocitos 3/ml, blastos 96/ml , plaquetas 21,000/ml, DHL: 6,460 U/L.

USG Abdominal: Esplenomegalia de aprox. 7.7 cm, no hay hepatomegalia, resto normal.

Screen Shot 2013-08-14 at 11.46.27 AM

Con éstos resultados se realiza Biopsia por Aspiración de medula ósea. Diagnóstico: Leucemia linfoblástica Aguda, iniciando su tratamiento con quimioterapia. Actualmente ha  desaparecido la tumoración parietal, así como la esplenomegalia, y se encuentra en buenas condiciones generales, continuando con su tratamiento.

Discusión

Como podemos ver, es fundamental una exploración física completa, ya que en ocasiones  pasa desapercibido por la mamá algunos tipos  de alteraciones, como fue en estos casos, la masa abdominal 4. Por otro lado, cuando estemos frente a este hallazgo es imperioso poder determinar rápidamente el origen de esta lesión, primero a través de nuestra hipótesis de diagnóstico basado en la edad del paciente, sexo, características y ubicación de la lesión, el contexto general del niño y las enfermedades asociadas. Luego, a través de un examen de imágenes que nos permita definir de una mejor manera la lesión 5. Debe ser un examen de bajo costo y de fácil acceso, como una radiografía de abdomen simple y una ecografía abdominopélvica, ambas disponibles en todos los centros de nuestro país, pero sin duda la que nos define claramente las características de ubicación, tamaño, consistencia, vascularización y otras, es la ecotomografía y debiera ser un examen a  realizar dentro de las primeras horas del hallazgo de la masa abdominal 6.

Dra. Rosa Amelia Avendaño-Castro*
Servicio de Consulta Externa del Hospital Pediátrico de Sinaloa “Dr. Rigoberto Aguilar-Pico”, Blvd. Constitución S/N, Colonia Jorge Almada. Culiacán Sinaloa, México. C.P. 80200.  E-mail: dra_avendano@hotmail.com

Referencias

1.        Stevenson R. Abdominal masses. Surg Clin North Am 1985; 65:1481-504.

2.        Alvarez AM AJ, Pineda G. Tumores malignos de abdomen y pelvis en el niño. Pediatr Integral 1995;1:51-8.

3.        P L. Manual of pediatric hematology and oncology. New York: Ergón SA 1997;2a ed.

4.        Robert M. Kliegman LAG, PatriciaRobert M. Kliegman, Larry A. Greenbeum, Patricia S. Lye. Practical Strategies in Pediatric Diagnosis and Therapy. 2004;Second Edicion:383-94.

5.        Steuber CPh NM. Clinical Assesment and Differential Diagnosis of the Child With Suspected Cancer. Lippincott-Raven Publishers 1997;3a ed. Philadelphia:129-39

6.        Muñoz A ML. Hematología y oncología pediátricas. Madrid; Ed Ergón Madrid; Ed Ergón S A 1997;1ª ed.