Lactancia materna: Encuesta sobre su uso en una población de Sinaloa y revisión de la literatura

Chávez-Pacheco L, Avendaño Castro RA

Resumen

Introducción: La Organización Mundial para la salud recomienda que la lactancia materna debe ser exclusiva para los bebes durante los primeros 6 meses de vida. En México y en otras partes del mundo la alimentación al seno materno muestra una tendencia a la disminución, por ello el objetivo de esta encuesta fue conocer quiénes  y por cuánto tiempo practican la lactancia materna en nuestros usuarios.

Material y Métodos. Se realizó un estudio transversal mediante entrevistas estructuradas a madres con niños menores de dos años.

Resultados. Se obtuvieron 110 encuestas de usuarios habituales de la consulta externa del HPS, obteniéndose los siguientes resultados: El 94% admitieron haber proporcionado leche materna y el 6% nunca la proporcionaron. Entre los niños que recibieron lactancia, el 28% continuó en forma exclusiva hasta el sexto mes de vida. Un 53% de las encuestadas alimentaron con seno materno a sus hijos durante los primeros seis meses, sin embargo; también incorporaron formulas en la alimentación. De las usuarias encuestadas, un 33.6% provenía de la zona rural y un 67% de la zona urbanizada. La causa más común de abandono de seno materno fue la insuficiente producción de leche en un 52% de las madres.

Conclusiones. En nuestra población estudiada son pocas las madres que  usan de manera exclusiva durante los primeros 6 meses de vida la lactancia materna.

Palabras clave: lactancia.

* Cómo citar este artículo: Chávez-Pacheco L, Avendaño Castro RA. Lactancia materna: Encuesta sobre su uso en una población de Sinaloa y revisión de la literatura. Paediatr Mex 2009;2(1):7-11.

Introducción 

En México como en otras partes del mundo la alimentación al seno materno muestra una tendencia a la disminución.1 Este hecho adquiere relevancia por las repercusiones desfavorables que puede tener sobre la salud de los lactantes.2 Una ventaja sobresaliente de la alimentación al seno es su excelente valor nutritivo. Además, varios estudios han encontrado un efecto protector de la lactancia al seno materno respecto a la incidencia de las diarreas y la disminución de la gravedad de los episodios.3 También; existen evidencias de que este tipo de alimentación se asocia con un mejor pronóstico de las infecciones respiratorias.4,5 En una revisión sistemática se encontró una pequeña pero significativa asociación de que los niños que reciben lactancia materna presentan menos riesgo ante la posibilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer infantiles.6 Así mismo, otra revisión sistemática sugiere que la lactancia materna protege a los infantes de la infección por Helicobacter pylori.7

De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños deben alimentarse exclusivamente con la leche humana durante los primeros seis meses.8,9 Después el amamantamiento debiera mantenerse durante los dos primeros años de vida mientras que se inicia, a partir del segundo semestre, la alimentación complementaria. El uso de los sucedáneos de la leche humana es útil desde el segundo semestre de vida pero no se recomienda por tratarse de una práctica cara y no esencial, siempre y cuando se logre equilibrar la dieta del infante con otros alimentos mediante una ablactación paulatina.10

En contraste; reducir la duración del amamantamiento es algo que puede afectar negativamente en la salud de los infantes, independientemente del nivel socioeconómico de la familia. Aún entre condiciones higiénicas, acceso a alimentos de alta calidad y a servicios médicos, se ha visto que los niños alimentados al seno materno muestran menores incidencias de infecciones del oído y de diabetes infantil, así como diferencias significativas en el desarrollo cognoscitivo y de la visión al ser comparados con niños alimentados con sucedáneos de la leche humana.11 En las áreas rurales y en los grupos de bajo nivel socioeconómico, la prolongación de la lactancia al seno materno durante todo el primer año se asocia con una mayor probabilidad de sobrevivir ese mismo período.1,5,12 Asimismo; se ha demostrado que la lactancia ofrece beneficios a las madres de cualquier nivel socioeconómico, ya que dar alimentación al seno disminuye la posibilidad de presentar hemorragias en el posparto y el riesgo de desarrollar cáncer mamario, además de que produce una supresión transitoria de la ovulación que ayuda al control de la fecundidad.13

Según varios autores, el descenso de la frecuencia y la duración de la lactancia al seno materno se debe a dos grandes causas: una ha sido la promoción (apoyada por los medios masivos de comunicación) de la lactancia artificial, basada en la utilización del biberón y las leches industrializadas; la segunda causa ha sido la integración de las mujeres al mercado de trabajo remunerado, lo que les impide; poco tiempo después del parto, mantenerse cerca de sus hijos para amamantarlos correctamente.14

Al analizar las diferencias de los patrones de lactancia según las características socioeconómicas familiares se ha encontrado que la prevalencia y la duración de la lactancia al seno materno es mayor entre las mujeres de poca escolaridad, que son exclusivamente amas de casa y radican en comunidades predominantemente agrícolas.15,16 Otros estudios informan que las razones alusivas por las madres para terminar la lactancia al seno incluyen: la percepción de que hubo una insuficiente producción de leche; el desconocimiento acerca del valor nutritivo que tiene la leche humana para el niño durante sus primeros meses de vida; la existencia de conflictos de horario con el trabajo, y la presentación de molestias por congestionamiento de las mamas y agrietamiento de los pezones.16

En México se han publicado varios estudios relacionados con las prácticas de la lactancia al seno y la ablactación. Sus resultados demuestran a lo largo del tiempo que la lactancia exclusiva al seno materno ha perdido importancia y que la lactancia mixta; producto de la combinación de leche materna con la administración de leches industrializadas, se ha vuelto más frecuente.15,17

Según la primera Encuesta Nacional de Salud, levantada en 1987, del total de los niños menores de un año que había en el país 18.9 % nunca recibió leche materna y solo 24.5% de esos niños fue amamantado por seis meses o más. Los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición de 1999 muestran que 13.8% de los niños menores de cuatro meses de edad nunca recibió leche materna; 24% recibió ese alimento por menos de cuatro meses y solamente 11.5% de los niños fue alimentado de manera exclusiva al seno materno durante los primeros seis meses de vida tal como lo recomienda la OMS.17

Otros estudios han encontrado que el descenso en la frecuencia y en la duración de la lactancia al seno materno ha sido más lento en las áreas rurales de México, que en las otras ciudades; pero una fracción de los niños nacidos en pequeñas comunidades rurales son destetados prematuramente o son totalmente privados de la leche materna.18 Asimismo, se ha visto que la prevalencia de la alimentación al seno materno varía entre las entidades federativas y también entre las áreas urbanas y rurales; en general, la prevalencia del amamantamiento es menor en las zonas de mayor desarrollo socioeconómico.17-19 Otros estudios sugieren que el antecedente de contacto con el personal de salud, mediante la atención prenatal y el parto, tanto los servicios públicos como privados, está asociado con una duración más corta del amamantamiento; con frecuencia, es el mismo médico quien recomienda adicionar otras leches al régimen alimenticio del niño, e inclusive algunos médicos venden o regalan muestras de fórmulas infantiles.19 El objetivo del presente trabajo fue conocer en nuestra población atendida el porcentaje de niños alimentados con leche materna y su duración, así como las causas de abandono más frecuentes entre sus madres.

Material y métodos

Durante el año 2007 se llevó a cabo un Estudio transversal tipo encuesta en  usuarias de la Consulta Externa del  Hospital Pediátrico de Sinaloa.  La encuesta incluyó  a 110 madres con niños menores de 2 años. La encuesta se llevó a cabo mediante preguntas estructuradas con la madre o persona que se encontrara al cuidado del niño. Para propósitos del estudio se definió lactancia al seno materno como el hecho de que el infante recibiera desde el  nacimiento la leche producida por su madre, edad de destete es la edad en la que el niño dejó de recibir la leche materna.

Resultados

La distribución geográfica de la población estudiada en nuestra encuesta fue la siguiente: El 33% de los niños provenía de la zona rural, (comunidad, pueblo o ranchería), y el 67% de la zona urbana. En cuanto a la edad;  24% de los infantes era menor de 6 meses de edad al momento de obtener los datos, 34%  entre 6 meses a un año y 42% de 1 a 2 años.

En otros datos; un 63% de las madres estaba casada, 22%  vivía en unión libre y 14% era madre soltera. La ocupación de la madre fue como sigue: se dedicaban exclusivamente al hogar (57%), trabajaban como empleada (27%), y el restante de desempeñaba como profesionista (16%). Según los resultados que se presentan  en la grafica 2; un 6% de los niños nunca recibió lactancia al  seno materno, y 54% inició seno materno, el 53% de ellos inició al seño materno en las primeras 12 horas de vida. En nuestro estudio un  53% de las madres encuestadas usó exclusivamente pecho los 6 primeros meses;  el 23% durante 3 meses, y el 24% un mes, Gráfico 1. De éstos sólo el 25% continuó recibiendo lactancia materna hasta un año.

Screen Shot 2013-08-14 at 10.07.02 AM

La causa más común por la que la madre decidió cambiar la alimentación a seno materno por sucedáneos fue: 52% por poca salida de leche, 13% por su trabajo, 13% porque el bebé no la aceptó y un 22% porque el bebé no chupaba bien el pezón Gráfico 2. El familiar que tuvo más participación de apoyo para continuar dando seno materno fue la madre (45%), seguida del esposo 42% y el restante (13%), otro. En cuanto al profesional  que recomendó lactancia materna un 33% fue el pediatra que recibió al bebe, y un 32% un medico o enfermera de una Institución, el restante (65%) no comentó haber recibido recomendación de lactar a su bebe.

Screen Shot 2013-08-14 at 10.07.08 AM

Discusión 

En la población estudiada, realmente es bajo el porcentaje de madres que no han lactado a su hijo (6%), y un alto porcentaje de las madres permanecieron lactando a sus hijos durante 6 meses (53%) mientras que sólo el 25% continuó con la lactancia durante un año.

Con respecto al porcentaje de madres que no lactaron a sus bebes, nuestro estudio mostró que el descenso de la frecuencia y la duración de la lactancia al seno materno es  producto de la insuficiente producción de leche por la madre, que las inclina al inicio de formulas industrializadas, ya sea por indicación del médico o decisión propia. Esto en parte puede ser debido a la falta de información de la importancia de la lactancia materna y un apoyo decidido desde el interior de los servicios de salud, hacia el mantenimiento de la misma. Esta causa de interrupción también es una de las más importantes en otras series publicadas. La segunda causa  por la que las madres abandonaron o disminuyeron la lactancia fue la integración al mercado de trabajo remunerado, lo que les impide, poco tiempo después del parto, mantenerse cerca de sus hijos para amamantarlos correctamente, debido a conflictos con el horario. Las otras razones reportadas fue porque el bebe no aceptó el seno materno o por problemas en el pezón.

Es importante, hacer notar que nuestra encuesta incluyó solo a usuarias de consulta externa de nuestro Hospital, donde acude  sólo clase media y baja, por lo que en un gran porcentaje la madre se dedica al hogar o es trabajadora  ya  sea como empleada o profesionista; aunque la mayoría estaba casada o vivía en unión libre, un 14 % era madre soltera. Es por esto que la recomendación de la OMS, de que las madres inicien tempranamente la lactancia en un periodo posparto inmediato y permanezca en forma exclusiva, los primeros 6 meses  de vida, superó el 50%, en nuestro estudio, debido a que el parto fue atendido en una Institución, donde sabemos que existe más concientización sobre el inicio con  lactancia materna mas sin embargo; el descenso en su exclusividad, así como la permanencia donde se encuentra el descenso, encontramos un alto apego al uso de formulas industrializadas, a mayor grado académico de la madre atribuyendo síntomas digestivos al uso de la lactancia natural, tomando con más frecuencia la decisión de cambiar o combinar su uso.

En un estudio realizado en España durante el año del 2007, se seleccionaron al azar 300 mujeres que acuden entre 1995 y 2005 a la Consulta Externa de varios centros hospitalarios y extrehospitalarios. En él  comparan los datos obtenidos con una serie histórica obtenida 60 años antes en el mismo medio, el estudio mostró que en la época actual es mayor el porcentaje de madres que no practican la lactancia, aunque son menos los niños que la rechazan y practicamente las madres trabajadoras se mantienen en el mismo porcentaje. Otro estudio realizado en Argentina, el año 2004, analizaron 170 encuestas e madres con hijos de 6-12 meses de edad, encontraron que sólo el 42% de los niños llegaron a los 6 meses de pecho exclusivo, y las causas de abandono fue en mayor proporción por el trabajo materno, 42% seguido por la poca producción de leche 35%.

En Canadá, un estudio realizado en 2003, encuestaron a 180 madres profesionistas, y encontraron que el 96% de ellas iniciaron lactando a sus hijos, de éstas el 54.5 %  lactaron más de 7 meses y el 45.5 % menos de 6 meses. Las razones para abandonar la lactancia fueron similares a otros estudios, el retorno a su trabajo.

En el Centro de Control  y Prevención de Enfermedades de Atlanta, Georgia,  en octubre de 2008 se publicó un estudio, donde encuestaron 1323 mujeres con niños de 2 a 12 meses de edad, para conocer cuáles eran las causas principales por las  que abandonaron la lactancia materna, y encontraron que una de cada 3 mujeres deja de lactar por la percepción de que el niño no se satisfacía únicamente con la leche materna, y que fue más frecuente entre las madres hispanas y las de bajo nivel socioeconómico.

En un estudio publicado en el 2003, realizado por  el Centro de Investigaciones  basados en evidencia de la Universidad de Ciencias y la Salud de Oregon, hicieron una revisión de artículos publicados de 1966-2001, buscando MEDLINE, HealthSTAR, la base de datos de  Cochrane  de revisiones sistemáticas, el Centro  Nacional de Salud para revisiones y base de datos y bibliografías y artículos escritos en ingles sobre los métodos  para promover y/o duración de la lactancia materna. Ellos concluyeron que 3 de cada 5 mujeres que acudieron a programas de apoyo a la lactancia en forma individual, continuaron la lactancia por más tiempo, y que  fue  más efectivo éste método,  que material escrito, como folletos, videos, comerciales, etc. Ante esto se deben de replantear las estrategias usadas para promover la lactancia.

Conclusiones

La alimentación con sucedáneos de la leche y el destete temprano son propios de familias pequeñas, con mayor educación materna, mejores condiciones de la vivienda y la influencia de los médicos sobre todo en el norte del país, por lo que es recomendable elaborar programas que promuevan la alimentación al seno materno y la ablactación correcta en la población infantil, además de tener un seguimiento continuo  e insistir en ello durante el Control de Niño Sano, por el médico, ya que como vimos en los estudios basados en evidencia, da mejores resultados la educación individual.

En el medio rural prevalecen condiciones adversas para la salud general del lactante. Sabemos que la mortalidad infantil es mayor en este medio, debido principalmente a las malas condiciones de higiene, la pobreza y la falta de opciones alimentarias para llevar a cabo una adecuada ablactación. Ante estas circunstancias es indispensable enfatizar la importancia de que la madre amamante a su hijo durante los primeros seis meses de vida en forma exclusiva, inicie la ablactación hasta el tercer trimestre y continúe dando el pecho a sus hijos hasta los dos años de edad.

Por último, es necesario apoyar más sostenidamente el apego en el uso exclusivo en los primeros 6 meses de vida, y dar un seguimiento a las madres que están más propensas al abandono  y  toman con frecuencia la decisión de terminar y/o combinar con formulas industrializadas en base a sus experiencias, mitos y expectativas previas.

Dra. Liliana Chávez Pacheco
Dra. Rosa Amelia Avendaño Castro
Consulta Externa del Hospital Pediátrico de Sinaloa.
Blvd. Constitución S/N, Col. Jorge Almada.
Culiacán Sinaloa México.
C.P. 80200.
Teléfono (667)716-66-07 Ext. 242. E-mail: lirionegro_68@hotmail.com

Referencias bibliográficas 

1.Savilahti E. [Health factors of breast feeding in developed countries]. Duodecim 2005;121:2189-93.

2.Lauer JA, Betran AP, Barros AJ, de Onis M. Deaths and years of life lost due to suboptimal breast-feeding among children in the developing world: a global ecological risk assessment. Public Health Nutr 2006;9:673-85.

3.Huffman SL, Combest C. Role of breast-feeding in the prevention and treatment of diarrhoea. J Diarrhoeal Dis Res 1990;8:68-81.

4.Bener A, Ehlayel MS, Alsowaidi S, Sabbah A. Role of breast feeding in primary prevention of asthma and allergic diseases in a traditional society. Eur Ann Allergy Clin Immunol 2007;39:337-43.

5.Wold AE, Adlerberth I. Breast feeding and the intestinal microflora of the infant–implications for protection against infectious diseases. Adv Exp Med Biol 2000;478:77-93.

6.Martin RM, Gunnell D, Owen CG, Smith GD. Breast-feeding and childhood cancer: A systematic review with metaanalysis. Int J Cancer 2005;117:1020-31.

7.Chak E, Rutherford GW, Steinmaus C. The role of breast-feeding in the prevention of Helicobacter pylori infection: a systematic review. Clin Infect Dis 2009;48:430-7.

8.”Baby friendly” hospitals: new WHO/UNICEF initiative to promote breast-feeding. Midwives Chron 1991;104:298.

9.Saadeh MR. A new global strategy for infant and young child feeding. Forum Nutr 2003;56:236-8.

10.Breast-feeding guidelines: an implementation puzzle. Experts say there is no easy solution. AIDS Alert 2004;19:suppl 1-3.

11.Prentice A. Breast feeding and the older infant. Acta Paediatr Scand Suppl 1991;374:78-88.

12.Quigley MA, Henderson G, Anthony MY, McGuire W. Formula milk versus donor breast milk for feeding preterm or low birth weight infants. Cochrane Database Syst Rev 2007:CD002971.

13.Mikiel-Kostyra K. [Breast feeding as a component of reproductive health]. Ginekol Pol 2000;71:641-7.

14.Spiby H, McCormick F, Wallace L, Renfrew MJ, D’Souza L, Dyson L. A systematic review of education and evidence-based practice interventions with health professionals and breast feeding counsellors on duration of breast feeding. Midwifery 2009;25:50-61.

15.Breast-feeding and weaning in Mexico and the US. Nutr Rev 1986;44:104-6.

16.Bailey C, Pain RH, Aarvold JE. A ‘give it a go’ breast-feeding culture and early cessation among low-income mothers. Midwifery 2004;20:240-50.

17.Gonzalez-Cossio T, Moreno-Macias H, Rivera JA, et al. Breast-feeding practices in Mexico: results from the Second National Nutrition Survey 1999. Salud Publica Mex 2003;45 Suppl 4:S477-89.

18.Vandale-Toney S, Rivera-Pasquel ME, Kageyama-Escobar MdlL, Tirado-Gomez LL, Lopez-Cervantes M. [Breast feeding and weaning: a survey in rural communities of Mexico]. Salud Publica Mex 1997;39:412-9.

19.Perez-Escamilla R, Lutter C, Segall AM, Rivera A, Trevino-Siller S, Sanghvi T. Exclusive breast-feeding duration is associated with attitudinal, socioeconomic and biocultural determinants in three Latin American countries. J Nutr 1995;125:2972-84.Salud Pública de México. Vol. 49. Ed. Especial, XII Congreso de investigación en Salud Publica.